Un año para consolidarse

Líder Ocasión Huesca se marca el único objetivo de la permanencia

El Club Bádminton Huesca ultima detalles para el inicio de la temporada deportiva, y sobre todo para el inicio de su primer equipo, el Líder Ocasión Huesca, que en este curso jugará en Primera Nacional, la segunda categoría del bádminton español, tras lograr el ascenso la temporada pasada desde Segunda.

De Diario del Altoaragón de 19-09-2016

HUESCA.- No es una categoría nueva para el club oscense, que sin ir más lejos la jugó hace dos temporadas, y por ello el club es consciente de la dificultad de este segundo escalón de un deporte que ha experimentado un crecimiento exponencial los últimos años y que se parece poco al que no hace tantos años permitía al club jugar en División de Honor.

En todo caso, la ilusión es máxima en un equipo que ha tenido importantes bajas pero también altas y que se marca como principal y único objetivo la permanencia. De hecho, la Primera Nacional mantiene todo lo contrario a un idilio con el club, ya que se ha militado en la misma cuatro temporadas y en todas ellas se ha descendido. La última, hace dos campañas, con mucha crueldad, en la última jornada, debido a una carambola diabólica y empatados a puntos con otros equipos que sí se salvaron.

En primer lugar, la Primera Nacional de esta temporada ha experimentado algunos cambios importantes que la convierten todavía en una categoría más dura. Se mantiene con 16 equipos y se juega en cinco jornadas de concentración, en diferentes puntos del país, en las que se disputan varios encuentros a lo largo del fin de semana. Hasta ahí los puntos comunes.

Por encima, la División de Honor se ha reducido hasta ocho equipos, un Top8 con los mejores de España, y esto ha hecho que equipos con años en la categoría, y que incluso han ganado la liga, ahora hayan descendido, lo que aporta más dificultad. Y han cambiado los ascensos y descensos en una categoría curiosa. Y es que la mayoría de los clubes participantes quieren mantenerse, sin bajar, pero también sin subir. El coste económico y la necesidad de fichar para reforzar el potencial deportivo hacen que muchos clubes no quieran ascender, y por eso en las últimas jornadas muchas veces se daban resultados curiosos que en cierto modo adulteraban la competición.

Por eso este año solo subirá el campeón de la liga, y el segundo podrá jugar, de manera opcional, si quiere, una promoción de ascenso con el penúltimo de la División de Honor. Y por abajo, de los cuatro descensos directos se pasa a dos. Eso sí, los equipos que terminen 13º y 14º de la tabla jugarán la fase de ascenso de Segunda a Primera, una competición en la que por potencial son favoritos pero que tendrán que ganarse la permanencia ante los mejores clubes de la categoría inmediatamente inferior.

ILUSIÓN Y REALISMO

El presidente del club, Ricardo Constante, tiene muy claro que se plantea un año duro, pero con ilusión. “Cada año este deporte es más exigente y requiere más compromiso. Son 16 equipos, todos con solvencia económica y potencial deportivo, y que además ahora cuenta con clubes como Alicante, Paracuellos o Ibiza, habituales de la División de Honor. Además, la mayoría de clubes tienen en su región un Centro de Tecnificación que es su base y su vivero de jugadores. Nosotros en Aragón tenemos por tanto una desventaja de inicio, porque no tenemos un centro así y todo el esfuerzo siempre es del club, con apoyo cero por parte de la comunidad autónoma“.

El club logró el ascenso y el título de Campeón de Segunda el año pasado en Gijón. | S.E.
El club logró el ascenso y el título de Campeón de Segunda el año pasado en Gijón. | S.E.

A partir de ahí, salvarse como única meta. “Nunca hemos conseguido permanecer y es el gran objetivo, evitar las dos últimas plazas. En los cálculos de todos somos el rival más débil, y por eso tendremos que ir a sorprender. Con terminar en el puesto 14º seríamos los más felices“.

Roberto González: “Engañaría si dijera que no vamos a sufrir

Toda la experiencia de Río la quiere aprovechar Roberto en Huesca para ponerla en práctica. “Se extrae mucho, de bádminton sobre todo, y hay detalles que se pueden aplicar aquí de aspectos técnicos, de coaching. No es copiar, se trata de adaptar, y si no funciona no pasa nada. Se busca innovar, probar, y sabiendo que esto es otro nivel”.

Y siguiendo con el Bádminton Huesca, se le preguntaba por la nueva temporada y los retos del club en todos los órdenes. “El boom de este deporte viene muy bien y tenemos muchos jugadores nuevos. En Primera Nacional engañaría si dijera que no vamos a sufrir. Hemos tenido bajas y el equipo es corto, pero hay confianza y vamos a trabajar duro, sin mirar a los demás y sus grandes equipos. Iremos encuentro a encuentro buscando la permanencia, aunque nunca hay que descartar nada”.

Y en categorías inferiores también hay metas y planificación. “Queremos que los pequeños salgan a jugar más, a pruebas de mayor nivel, y no solo al Campeonato de España. Somos ambiciosos aunque también queremos tener paciencia. Ahora mismo el objetivo no es un título o una medalla sino que cada jugador crezca técnica y tácticamente”.

El club contó el año pasado con 170 jugadores y esperan seguir creciendo para llegar este curso a los dos centenares.

CINCO JORNADAS A CUAL MÁS LEJANA

El calendario depara viajes largos y caros, otro sacrificio importante, pero la apuesta es clara por este equipo. La Liga comienza el fin de semana del 8 y 9 de octubre en Alicante, donde los oscenses jugarán ante Alicante, Montilla y Caser Clear Madrid. La segunda jornada tendrá lugar en Huelva el 19 y 20 de noviembre y en este caso los rivales serán As Neves (Galicia), Torrejón Paracuellos y Astures. La tercera en Oviedo el 17 y 18 de diciembre y enfrentará al Líder Ocasión con Ibiza, A Estrada (Galicia) y Hoyo de Manzanares (Madrid). La cuarta jornada se juega en Montilla, provincia de Córdoba, el 21 y 22 de enero, y los rivales serán Jorge Guillén de Granada, La Orden B de Huelva y Bellaterra de Cataluña. Y la quinta y última se disputará en As Neves (Pontevedra) el 4 y 5 de febrero ante los navarros del Estella, Palma y Oviedo B. Si tuvieran que jugar esa fase de ascenso al terminar entre los puestos 13º y 14º, tendría lugar el fin de semana del 25 de marzo.

Seis bajas y cuatro altas

En cuanto al equipo, presenta altas y bajas. No siguen Vanesa Botaya, Carla Pelay y Zsofie Kovacs, por parte femenina, y Javi Ara, Rafa Ciria y Jorge Laviña, en la masculina. En el caso de Laviña, ha fichado por un club de la categoría, Montilla, y por tanto será rival esta campaña.

De esta manera, el equipo lo forman ahora Alejandro Fondevila, Gonzalo Juste y Sergio Saturque, tres jugadores jóvenes pero ya fogueados en el club y de los que Gonzalo está llamado a ser un poco el estandarte. Junto a ellos han llegado dos chicos, también muy jóvenes, cedidos. Por una parte, Guillem Avilés, del Viladecans catalán. Avilés jugará con Huesca la liga únicamente, y el resto con su club, ya que debe pertenecer a un club catalán para seguir formando parte del Centro de Tecnificación.

Y el otro jugador es Jesús Salso, del Tres Cantos madrileño, y que además suele jugar habitualmente con Avilés el doble masculino. Dos jugadores jóvenes de los que se espera mucho.

Y en la parte femenina siguen Tamara Vázquez, Sandra Saturque y Carla Hidalgo. Llega la oscense Olinda Pardo, que seguirá entrenando y jugando todo lo que no sea liga en Asturias, y la jovencísima Gema Liñares, de Utrillas, que sigue los pasos de Gonzalo Juste y se traslada a Huesca para seguir creciendo en este deporte. “Es muy joven pero ha sido ya Campeona de España Sub 15, por ejemplo. Quiere seguir su progresión y hemos apostado por ella. Va a vivir en Huesca y tanto su familia como el club hacen un esfuerzo, porque no hay ayudas de ninguna clase. Es vergonzoso pero es así”.

Y con esto saldrá el equipo. “Es un equipo casi de casa, humilde, con buenos fichajes, pero no jugadores estrella. Vamos a luchar en el trabajo diario para intentar conseguir el objetivo”, remachaba Constante.

El equipo tiene un presupuesto de entre 12 y 15 mil euros, y cuenta con el apoyo de Líder Ocasión, el Ayuntamiento de Huesca y la Diputación Provincial de Huesca.